dilluns, 6 d’octubre de 2008

LA FORQUILLA

El passat és història, però ens situa en el nostre espai i temps.
El present és el regal del dia a dia, del viure el moment, de l'aquí i ara.
El futur és un misteri, és el que no sabem, però cal pensar sempre que el millor està per venir.

La vida és passat, present i futur. És l'aire que respirem, les olors que ens fan recordar, la llum que veiem, les experiències que anem vivint en tot moment, les alegries, els patiments, les pors, el no saber. Tot ens pot fer trontollar, veure les coses negres, pensar que no hi ha sortida, que s'ha acabat, que res no val la pena, que les situacions són irreversibles. Però el millor està per venir...

Hem de ser capaços de "trobar la forquilla" de la nostra vida, la forquilla que ens fa esperar el futur amb ganes i amb il·lusió. El futur sempre és un nou començament...

Per què hem de "trobar la forquilla"? Aquí tenim la resposta:

Lo mejor está por venir
Hoy solamente quisiera compartir con ustedes este cuento que evoca en mí la necesidad de aceptar los cambios, y decidirse a ver en ellos la puerta hacia el futuro que, por desconocido, en todos los casos debería merecer más nuestra curiosidad que nuestro temor. Escuché la historia de la tía Martina de boca de Roger Thomas en una misa fúnebre.
Largamente entrada en los ochenta, Martina mandó a llamar a su amigo y confesor, el padre Ramiro. El sacerdote amaba a esa tierna anciana que tanto le había ayudado en la parroquia cuando él había llegado al pueblo veinte años antes. Desde la puerta la vio distinta, menos movediza, más circunspecta y ofreciéndole una silla frente a ella.
El asunto debe ser grave si quiere que me siente para escucharla, pensó.- ¿ Le pasa algo, Martina?- se animó a preguntar.- Nada importante, padre- dijo la tía-.Estuve con el Dr. Gutter y me ha dicho que algo parece haberse complicado gravemente en mi corazón y él no recomienda una operación, dada mi edad… Me quedan cuando mucho seis meses de vida, quizás menos…- ¿ No podríamos hacer alguna consulta más?- agregó Ramiro-. Quizás en la Capital…- No, padre. Yo sé que su diagnóstico es certero, ya venía mi cuerpo avisándome.- Rezaremos juntos. Quizás, con la ayuda de Dios, sea sólo un susto- dijo el curita, tomando sus manos.- Gracias padre, pero no lo llamé para evitar esta contingencia sino para prepararla. Quiero pedirle algunas cosas para mi funeral. ¿ Las hará por mí?- Cuando llegue la hora, si yo estoy allí, puede usted contar con lo que desea. ¿ De qué se trata?.
- Quisiera pedirle que se encargue de que haya una pequeña ceremonia sin demasiadas palabras, un poco de jugo de frutas y café. Quizás alguien podría cantar el Ave María de Gounod, no el de Shubert; y quisiera que usted ponga en mis manos dos cosas, antes de que cierren mi féretro…- De acuerdo, Martina. Cuénteme cuáles son esas dos cosas y luego deje de pensar en su despedida y concéntrese en el tiempo que le queda por vivir.
- En la derecha- siguió Martina- quisiera tener la Biblia que me regaló mi madre… En la izquierda quisiera tener esto…- y dándose vuelta sacó, de un cajoncillo, lo que parecía un simple tenedor de un antiguo juego de cubiertos de mesa.- Perdón, Martina- preguntó sorprendido el cura- ¿ un tenedor?- Sí. Es del juego de mesa de mi casa de la infancia. Lo guardo desde entonces pensando en este momento.- Así se hará. Pero, ¿ podría contarme algo más sobre este deseo?. Alguien podría preguntar la razón…- Espero que pregunten y si no lo hacen espero que usted les cuente esta historia- dijo Martina-. Le contaré:
Cuando yo era niña, en mi casa no había demasiado dinero para cocinar grandes cenas, sin embargo en algunas ocasiones especiales, navidades, cumpleaños o bodas, aunque no en todas, mi madre y sus hermanas cocinaban manjares, sin medir los gastos. En algunos de ellos al retirar los platos de la comida principal mi madre o mi tía nos decían al levantar los trastos sucios: “ Quédense con sus tenedores, niños". Y esto tenía un solo y maravilloso significado, tendríamos un postre especial. No sería una gelatina, ni flan, ni algún simple helado ( no se necesitaba tenedor para comer esos postres), sino un plato especial: la exquisita torta de chocolate de Tía Emma o quizás la maravillosa tarta de manzanas y frambuesas de mi madre.
Cuando nos avisaban que debíamos conservar nuestro tenedor sabíamos que lo mejor estaba por venir. Y eso es exactamente lo que quiero que usted les haga saber a todos los que estén allí, padre, recordando los buenos momentos que compartieron con ésta anciana, como se suele hacer. Alguno preguntará por qué hay un tenedor en mi mano, y usted les contará mi historia para que todos se enteren de que quería estar preparada, que yo sabía que lo mejor… el postre de este exquisito banquete que fue mi vida, está por venir.
J. Bucay